Fiscalidad de los ETF. Equiparación con Fondos de Inversión.

Con fecha 26 de octubre de 2016 se publicó una consulta vinculante de la Dirección General de Tributos que supuso un vuelco a la tributación de estos productos.

Con anterioridad a dicha consulta todos equiparábamos la tributación de los etfs a la de las acciones:

  • Las transmisiones producían una pérdida o ganancia patrimonial no sometida a retención.
  • El reparto de dividendos se considera rendimiento de capital mobiliario sujeto a retención.

Voy a resumirlo mucho, pero a partir de la consulta la situación es la siguiente:

  • Un fondo constituido en un Estado miembro de la Unión Europea objeto de comercialización en España, mediante la negociación en la bolsa española de sus participaciones: exclusión de retención o ingreso a cuenta en las transmisiones o reembolsos y la exclusión de aplicación del régimen de diferimiento por reinversión entre acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva. Todo igual.

 

  • Instituciones de inversión colectiva extranjeras radicadas en un Estado miembro de la Unión Europea que cotizan en bolsas de valores europeas, pero no cotizan en la bolsa de valores española: En el caso de existir ganancias patrimoniales estarán sometidas a retención, que estará obligada a practicar la entidad comercializadora. Y lo más importante, considera la DGT que les sería de aplicación el régimen de diferimiento fiscal, al igual que ocurre con los fondos de inversión actualmente.

 

Lo normal es que la ley vaya detrás de la realidad social, pero en este caso es al revés.

Según leí en el diario “Expansión” del día 17, Los bróker aún no se han adaptado a esta consulta por requerir cambios tecnológicos complejos y la necesidad de acordar con Hacienda la forma correcta de canalizar la resolución de Tributos. Y sigue informando Expansión que, por ejemplo Inversis, pretende durante el primer semestre de 2018 ofrecer el servicio de diferimiento fiscal a sus clientes.

 

CONCLUSIÓN

Esperemos que los operadores se adapten rápido a la resolución de la DGT ya que es una muy buena noticia para los ahorradores, pero no se entiende que los etfs negociados en la bolsa española no puedan acogerse al diferimiento fiscal, lo que finalmente les va a restar competitividad frente a los negociados en el resto de bolsas europeas.

Recuerda que el contenido de este blog es meramente informativo y en ningún caso constituye asesoramiento profesional.

Para el que tenga interés en profundizar más en este asunto copio la consulta tributaria:

NUM-CONSULTA V4596-16
ORGANO SG DE OPERACIONES FINANCIERAS
FECHA-SALIDA 27/10/2016
NORMATIVA Ley 35/2006 arts. 94-1-a, 94-2

RD 439/2007 arts. 75-1-d, 76-2-d-3

DESCRIPCION-HECHOS La consultante es la sucursal en España de una entidad inglesa que gestiona instituciones de inversión colectiva (IIC) extranjeras constituidas en Estados miembros de la Unión Europea y amparadas en la Directiva 2009/65/CE, cuyas participaciones o acciones cotizan en bolsas de valores europeas aunque no en la bolsa de valores española, las cuales promociona la consultante entre distribuidores autorizados.

Dichas IIC se comercializan en España a través de una o varias entidades comercializadoras radicadas en territorio español, a cuyo efecto tanto las IIC como las entidades que las comercializan figuran inscritas en el registro especial de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (en adelante CNMV).

A efectos de la comercialización, existe una cuenta de valores “ómnibus” abierta por cuenta de la entidad comercializadora correspondiente con la entidad depositaria miembro de la bolsa de valores en que coticen las participaciones o acciones de la IIC, a través de la cual se materializan las órdenes de compra y venta ejecutadas por el bróker en el mercado bursátil, realizándose los cobros y pagos resultantes de dichas operaciones desde cuenta de la entidad comercializadora. La entidad comercializadora a su vez tiene abierta una cuenta de valores a favor del partícipe o accionista.

CUESTION-PLANTEADA En el caso de inversiones realizadas por contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en las IIC cotizadas en bolsas europeas a que se refiere la descripción de hechos a través de sus entidades comercializadoras radicadas en España, se plantea:

a) si las ganancias patrimoniales que obtengan procedentes de la transmisión o reembolso de las participaciones o acciones de dichas IIC se encuentran sometidas a retención y, en tal caso, sujeto obligado a practicarla.

b) Posibilidad de aplicar el régimen de diferimiento por reinversión entre participaciones y acciones de instituciones de inversión colectiva en relación con dichas IIC y, en su caso, si a la vista de la forma de comercialización descrita se puede entender cumplido el requisito del apartado 2.a).1º del artículo 94 de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

CONTESTACION-COMPLETA El artículo 94.1 de la Ley 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (BOE de 29 de noviembre) (en adelante LIRPF), precepto en el que se establece la tributación de los contribuyentes que sean socios o partícipes de las instituciones de inversión colectiva reguladas en la Ley 35/2003, contiene en el segundo y siguientes párrafos de su letra a) la regulación de un régimen de diferimiento de la tributación por reinversión en los siguiente términos:

”Cuando el importe obtenido como consecuencia del reembolso o transmisión de participaciones o acciones en instituciones de inversión colectiva se destine, de acuerdo con el procedimiento que reglamentariamente se establezca, a la adquisición o suscripción de otras acciones o participaciones en instituciones de inversión colectiva, no procederá computar la ganancia o pérdida patrimonial, y las nuevas acciones o participaciones suscritas conservarán el valor y la fecha de adquisición de las acciones o participaciones transmitidas o reembolsadas, en los siguientes casos:

1.º En los reembolsos de participaciones en instituciones de inversión colectiva que tengan la consideración de fondos de inversión.

2.º En las transmisiones de acciones de instituciones de inversión colectiva con forma societaria, siempre que se cumplan las dos condiciones siguientes:

Que el número de socios de la institución de inversión colectiva cuyas acciones se transmitan sea superior a 500.

Que el contribuyente no haya participado, en algún momento dentro de los 12 meses anteriores a la fecha de la transmisión, en más del 5 por ciento del capital de la institución de inversión colectiva.

El régimen de diferimiento previsto en el segundo párrafo de este párrafo a) no resultará de aplicación cuando, por cualquier medio, se ponga a disposición del contribuyente el importe derivado del reembolso o transmisión de las acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva. Tampoco resultará de aplicación el citado régimen de diferimiento cuando la transmisión o reembolso o, en su caso, la suscripción o adquisición tenga por objeto participaciones representativas del patrimonio de instituciones de inversión colectiva a que se refiere este artículo que tengan la consideración de fondos de inversión cotizados o acciones de las sociedades del mismo tipo conforme a lo previsto en el artículo 49 del Reglamento de la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de instituciones de inversión colectiva, aprobado por el Real Decreto 1309/2005, de 4 de noviembre.”

Este régimen de diferimiento es aplicable también, conforme al apartado 2.a) del mismo artículo 94 de la LIRPF, a los socios o partícipes de instituciones de inversión colectiva extranjeras reguladas por la Directiva 2009/65/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, constituidas y domiciliadas en algún Estado miembro de la Unión Europea, exceptuadas las constituidas en un país o territorio considerado como paraíso fiscal, e inscritas en el registro especial de la CNMV, a efectos de su comercialización por entidades residentes en España, bajo el cumplimiento de los siguientes requisitos:

“1.º La adquisición, suscripción, transmisión y reembolso de acciones y participaciones de instituciones de inversión colectiva se realizará a través de entidades comercializadoras inscritas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

2.º En el caso de que la institución de inversión colectiva se estructure en compartimentos o subfondos, el número de socios y el porcentaje máximo de participación previstos en el apartado 1.a).2º anterior se entenderá referido a cada compartimento o subfondo comercializado”.

Por otra parte, el artículo 75.1.d) del Reglamento del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto 439/2007, de 30 de marzo (BOE de 31 de marzo) (en adelante RIRPF) dispone que estarán sujetas a retención o ingreso a cuenta:

“d) Las ganancias patrimoniales obtenidas como consecuencia de las transmisiones o reembolsos de acciones o participaciones representativas del capital o patrimonio de las instituciones de inversión colectiva (…)”.

Como excepción, el artículo 75.3.i) del RIRPF establece que no existirá obligación de practicar retención o ingreso a cuenta sobre:

“i) Las ganancias patrimoniales derivadas del reembolso o transmisión de participaciones o acciones en instituciones de inversión colectiva, cuando, de acuerdo con lo establecido en el artículo 94 de la Ley del Impuesto, no proceda su cómputo, así como las derivadas del reembolso o transmisión de participaciones o acciones en los fondos y sociedades regulados por el artículo 49 del Reglamento de la Ley 35/2003, de 4 de noviembre, de instituciones de inversión colectiva, aprobado por el Real Decreto 1309/2005, de 4 de noviembre.”

Como puede observarse, el último párrafo del artículo 94.1.a) de la LIRPF excluye la aplicación del régimen de diferimiento por reinversión para operaciones que tengan por objeto participaciones o acciones de las instituciones de inversión colectiva que conforme al artículo 49 del anterior Reglamento de la Ley 35/2003 sean fondos de inversión cotizados o SICAV índice cotizadas y de igual forma el artículo 75.3.i) del RIRPF excluye de retención o ingreso a cuenta las ganancias patrimoniales derivadas de la transmisión o reembolso de las participaciones o acciones de estas instituciones.

Tras la aprobación del nuevo Reglamento de la Ley 35/2003, por el Real Decreto 1082/2012, de 13 de julio (BOE de 20 de julio), la referencia realizada en las citadas normas tributarias al artículo 49 ha de entenderse efectuada al artículo 79 de este último Reglamento en el que se regulan los fondos de inversión cotizados y las SICAV índice cotizadas en los mismos términos que establecía el citado artículo 49.

Por lo que se refiere al alcance de la aplicación de las referidas exclusiones, en el caso de instituciones de inversión colectiva extranjeras de las denominadas “exchange trade fund”, que se caracterizan por estar sus participaciones o acciones admitidas a cotización en un mercado regulado, este Centro Directivo en su contestación V0713-06, de 12 de abril de 2006, ha entendido que “(…) en la medida en que un fondo de inversión constituido en un Estado miembro de la Unión Europea, que no sea territorio calificado como paraíso fiscal, y adaptado a la Directiva 85/611/CEE, sea objeto de comercialización en España, mediante la negociación en la bolsa española de sus participaciones, sobre la base del cumplimiento de las condiciones requeridas en el artículo 49 del Reglamento de la Ley 35/2003, con las especialidades que determine la CNMV derivadas de la aplicación de dicha Directiva, le resultarán de aplicación las previsiones contenidas en el artículo 73.3.j) y disposición adicional cuarta del RIRPF,(…)”, es decir, la exclusión de retención o ingreso a cuenta en las transmisiones o reembolsos y la exclusión de aplicación del régimen de diferimiento por reinversión entre acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva.

Asimismo, es criterio de este Centro Directivo que la aplicación de estas exclusiones, las cuales constituyen excepciones al régimen general de sujeción a retención o ingreso a cuenta en las transmisiones o reembolsos de participaciones o acciones de instituciones de inversión colectiva, previsto en el artículo 75.1.d) del vigente RIRPF, y a la aplicación del régimen de diferimiento regulado en el artículo 94.1.a) de la LIRPF, conforme se expone en la contestación citada anteriormente “(…) se asienta precisamente en la forma de comercialización de las participaciones del fondo en España mediante negociación en el mercado bursátil español, sin que sea suficiente el hecho de que sus participaciones sean objeto de negociación en mercados de otros países”.

Por tanto, es la comercialización de las participaciones o acciones mediante su cotización en el mercado bursátil español, sobre la base del cumplimiento de requisitos financieros homogéneos a los exigidos por la normativa española para los fondos cotizados y SICAV índice cotizadas con el alcance que fije la CNMV, lo que determina la aplicación en relación con los fondos y SICAV extranjeros comunitarios armonizados de las referidas excepciones a la obligación de retención y al régimen de diferimiento por reinversión.

En el presente caso se trata de instituciones de inversión colectiva extranjeras gestionadas por la casa central en Reino Unido de la entidad consultante, con forma de fondo de inversión o de SICAV, radicadas en un Estado miembro de la Unión Europea y amparadas en la Directiva 2009/65/CE, cuyas participaciones o acciones se cotizan en bolsas de valores europeas, pero no cotizan en la bolsa de valores española.

Estas instituciones se comercializan en España por una o varias entidades financieras radicadas en territorio español, mediante su correspondiente inscripción en el registro de la CNMV, las cuales son quienes ofertan la inversión y tramitan las operaciones de sus clientes relativas a las referidas instituciones para su ejecución en el correspondiente mercado bursátil por el intermediario financiero miembro del mismo.

Conforme a los criterios anteriormente expuestos, en el caso planteado, dado que la comercialización en España de los fondos de inversión y de las SICAV, cotizados en bolsas europeas, no se realiza mediante su cotización en el mercado bursátil español, sino a través de entidades financieras con las que la entidad gestora ha suscrito contratos de comercialización, no será de aplicación a las ganancias patrimoniales que obtengan los inversores, contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, derivadas de transmisiones o reembolsos de acciones o participaciones de dichas instituciones, la exclusión de retención o ingreso a cuenta prevista en el artículo 75.3.i) del RIRPF para los fondos cotizados y SICAV índice cotizadas regulados en el artículo 79 del Reglamento de la Ley 35/2003.

En consecuencia, dichas ganancias patrimoniales estarán sometidas a retención o ingreso a cuenta con carácter general conforme al artículo 75.1.d) del RIRPF, la cual, en aplicación de lo dispuesto en el artículo 76.2.d).3º del RIRPF, estará obligada a practicar la entidad comercializadora.

De igual forma, la aplicación de los antedichos criterios lleva a concluir que las instituciones comercializadas en España objeto de consulta no se verían afectadas por la exclusión de la aplicación del régimen de diferimiento establecida en el último párrafo del artículo 94.2.a) de la LIRPF para los fondos cotizados y SICAV índice cotizadas a que se refiere el artículo 79 del Reglamento de la Ley 35/2003.

Por consiguiente, los inversores, contribuyentes del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, podrán aplicar el régimen de diferimiento por reinversión entre acciones o participaciones de instituciones de inversión colectiva en el supuesto de que dicha reinversión tenga como origen o destino, o ambos, participaciones o acciones de las instituciones objeto de consulta, siempre que se cumplan todos los requisitos establecidos en el artículo 94 de la LIRPF, entre ellos, que la reinversión se realice siguiendo procedimiento establecido en el artículo 28 de la Ley 35/2003 y que no se ponga a disposición del inversor el importe derivado del correspondiente reembolso o transmisión.

De la escueta información contenida en la consulta sobre la forma en que se lleva a cabo la intervención de los comercializadores en las operaciones, reflejada en la descripción de hechos, parece desprenderse que el inversor tendría abierta cuenta de valores en la entidad comercializadora radicada en España, la cual, a su vez, sería titular de una cuenta ómnibus en la entidad depositaria miembro de la bolsa de valores en la que coticen las participaciones o acciones de la institución, en la cual se producirían las entradas y salidas de dichos valores originadas por operaciones ordenadas por los clientes a la entidad comercializadora. Asimismo, la entidad comercializadora tendría una cuenta en la que se materializan los cobros y pagos por cuenta de clientes originados por la realización de dichas operaciones.

De ser este último el sistema planteado para llevar a cabo las operaciones sobre las IIC objeto de consulta que realicen los clientes, en la medida en que las participaciones o acciones propiedad de dichos clientes estarían registradas, en el miembro del mercado bursátil depositario, en una cuenta ómnibus a nombre de la entidad comercializadora en España, de forma que esta última participaría directamente en la estructura de tenencia de los valores, siendo por tanto necesaria su intervención para la adquisición o transmisión de los mismos, cabrá entender cumplido el requisito establecido en el artículo 94.2.a).1º de la LIRPF.

Lo que comunico a Vd. con efectos vinculantes, conforme a lo dispuesto en el apartado 1 del artículo 89 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria.

Anuncios

Suscripción de participaciones a nombre de hijos. Implicaciones fiscales

Por los foros alguna que otra vez se pueden leer comentarios de padres que realizan aportaciones periódicas a nombre de sus hijos en fondos de inversión, acciones, etfs, etc.

Es un tema que hemos tratado en otras ocasiones y, por razones de trabajo, me he topado por casualidad con la consulta 143-99 a la DGT (Dirección General de Tributos),  que viene a decir lo mismo que hemos comentado en otras entradas, y que sirve tanto si hablamos de aportaciones periódicas como de alguna puntual.

Los padres consultantes deseaban contratar para sus hijos, menores de edad, la suscripción de determinadas participaciones en un fondo de inversión , donde se irían aportando, año tras año, cantidades con el fin de constituir un capital a largo plazo, y planteaban a la DGT las siguientes cuestiones:

  • Implicaciones fiscales.
  • Si fiscalmente es admisible que un menor figure como titular de participaciones.

Respecto a la primera cuestión la DGT concluye que “el supuesto planteado en el escrito de consulta da lugar a la exigencia del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, dado que se produce una disminución en el patrimonio de los cónyuges y paralelamente un incremento en el patrimonio correspondiente a los menores de edad, todo ello fundamentado en la titularidad de las participaciones en el fondo de inversión por parte de los menores.”

Resumiendo, que hay que pasar por caja… Lo divertido puede ser en supuestos en los que aportemos cantidades pequeñas con carácter mensual ¿hacemos un contrato de donación cada mes y lo llevamos a liquidar a la Oficina Tributaria correspondiente? Dado que no existe un límite mínimo que esté exento sería lo más correcto… cosas de la burocracia.

¿Cómo evitar la situación descrita anteriormente? A bote pronto una posible solución sería donar directamente una cantidad de dinero que cubra varios meses de aportaciones.

Por lo que se refiere a la segunda cuestión la DGT informa que en la normativa tributaria no existe ningún precepto que impida que un menor sea titular o figure como propietario de determinados bienes o derechos y que, desde el punto de vista tributario, por los sujetos pasivos que carezcan de capacidad de obrar (hijos menores), actuarán sus representantes legales (padres generalmente).

Recuerda que el contenido de este blog es meramente informativo y en ningún caso constituye asesoramiento profesional.

Guía Fiscal básica de BME sobre productos financieros

Hoy voy a compartir un recurso que me ha parecido interesante. Es un pequeño resumen sobre la tributación de los productos financieros, publicada por BME.

Además de este tipo de iniciativas, he visto que BME imparte cursos gratuitos para sus accionistas sobre fiscalidad de productos financieros, análisis de balances, etc. Los no accionistas pueden asistir igualmente previo pago de la cuota correspondiente.

En este enlace tenéis los próximos cursos que van a realizar en Madrid, Barcelona, Valencia y Bilbao.

Por su utilidad podéis acceder a la Guía Fiscal desde aquí.

 

Prestación por maternidad. Novedades

Ya hace un tiempo de la noticia que voy a comentar pero por exceso de trabajo no he podido publicar antes esta entrada, aunque realmente no cambia nada la situación anterior.

La noticia es que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha vuelto a interpretar en una reciente sentencia, de 29/6/2017, que las prestaciones por maternidad abonadas por el INSS están exentas, reiterando la fundamentación legal de otra sentencia anterior:

“…la prestación por maternidad percibida por la actora de ese ente público tiene que estar forzosamente incluida en el tercer párrafo del art. 7h) LIRPF, ya que ese precepto reconoce tal beneficio tributario, con carácter general, en su párrafo tercero y lo que hace en el párrafo cuarto es ampliar el beneficio fiscal a las prestaciones que tengan procedencia de otros entes públicos, ya sean locales o autonómicos.

Por ello, la interpretación que realiza la AEAT de la regulación legal no es acertada, ya que se queda en el párrafo cuarto para denegar la exención pretendida de la prestación por maternidad, sin tener en cuenta la redacción del tercer párrafo.

De ahí que la consecuencia deba ser la íntegra estimación del recurso y la anulación de la presunta Resolución del TEAR por no ser conforme a derecho, declarando al propio tiempo el derecho de la actora a la rectificación de su autoliquidación de IRPF del ejercicio 2009 en el sentido solicitado…”

Conclusión:

Dado que en vía administrativa (AEAT y Tribunales Regionales) se van a denegar este tipo de solicitudes, e igualmente el TSJ de Andalucía las está denegando, habrá que seguir esperando a que el Tribunal Supremo se pronuncie definitivamente sobre esta cuestión, tal como comenté en esta entrada

Recuerda que el contenido de este blog es meramente informativo y en ningún caso constituye asesoramiento profesional.

Transmisión de inmuebles adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994

En un reciente trabajo de planificación fiscal he tenido que calcular el coste impositivo de la transmisión de un inmueble en el Impuesto sobre la Renta para valorar otras alternativas. Dado que es una consulta bastante recurrente voy a exponer el modo en el que se calcula para inmuebles adquiridos antes del 31 de diciembre de 1994, que es algo más complejo.

Cuando hablo de transmisión incluyo las donaciones, ya que el donante ha de declararlo en su IRPF. He visto casos de personas que se han llevado sorpresas desagradables por desconocer este punto, al pensar que solo el donatario tributa (por el Impuesto sobre Donaciones).

Paso a explicar el cálculo con un ejemplo de un inmueble que no ha estado nunca arrendado. Los datos a tener en cuenta son:

  • Fecha adquisición: 30/6/1992
  • Valor adquisición: 40.000€   (este valor incluye además del precio: los gastos notariales, registrales, impuestos, mejoras, inversiones, etc.)
  • Fecha de transmisión: 30/6/2017
  • Valor de transmisión: 110.000€ (es el precio menos los gastos de la venta como plusvalía, honorarios notariales que asumamos, etc.)

Proceso de cálculo:

1º) Calculamos la ganancia patrimonial: 70.000€ (110.000-40.000)

2º) Calculamos el número de años que medie entre la fecha de adquisición  y el 31 de diciembre de 1996, redondeado por exceso: 5 (4,5 años)

3º) Calculamos la parte de ganancia patrimonial generada desde la fecha de adquisición hasta el 20/1/2006: 37.962,98 € [70000 * (4952 días / 9131 días)]

4º) Existe una reducción aplicable a la cifra calculada en el punto anterior, que es el resultado de aplicar un 11,11% por cada año que exceda de dos a la cifra del punto 2º (5):

12653,06 € = 37.962,98 * 11,11% * (5-2)

5º) Por lo tanto, la ganancia sujeta serán 57.346,94 € (70.000 – 12.653,06)

6º) A esa ganancia le aplicaremos los tipos de gravamen del ahorro (suponiendo que es la única ganancia patrimonial que tenemos):

  • Primeros 6.000 € al 19%: 140,00 €
  • 44.000 € al 21%: 9.240,00 €
  • 7.346,94 € al 23%: 1.689,80 €

COSTE FISCAL DE LA TRANSMISIÓN: 12.069,80 €

 

Hay que tener en cuenta que la cantidad total a pagar por el IRPF va a depender del resto de rentas y de nuestra situación familiar. Para alguien que  hubiera tenido como única renta esa ganancia patrimonial el coste sería inferior, debido a la aplicación del mínimo personal.

CONCLUSIONES:

Conociendo el modo en el que se calcula vemos que si tenemos algún inmueble adquirido antes del 31/12/1994, contra más tarde lo transmitamos vía compraventa o donación más tributaremos en el IRPF, dado que la ganancia generada hasta 20/1/2006 disminuirá y la reducción aplicable será inferior.

(Edito por comentario de Baratario: lo anterior no es siempre así y hay que tener en cuenta algunas especialidades que se comentaron en el blog de Cazadividendos).

Recuerda que el objetivo de este blog es meramente informativo y en ningún caso supone asesoramiento profesional.

Aprovechar pérdidas patrimoniales sin necesidad de ganancias

Generalmente en los foros y blogs suelo leer a muchos inversores que afloran plusvalías con el objetivo de compensar pérdidas.

En algunos casos (reconozco que muy pocos) ese pensamiento puede hacernos perder dinero.

¿Cuándo podemos aprovechar unas pérdidas patrimoniales por venta de acciones o cualquier otro activo sin tener plusvalías?

  • Cuando tenemos una actividad económica. No pensemos que hace falta una gran empresa para cumplir este requisito, basta con desarrollar una actividad marginal (económicamente hablando) como venta de táper, cosméticos, percibir ingresos por publicidad de un blog, comisiones por venta de seguros (subagentes), etc. Seguro que todos conocemos a alguien que tiene su trabajo habitual y desarrolla alguna de esas actividades.
  • Tener rentas inferiores a 12.000 euros, incluidas las de la propia actividad económica.

¿Dónde está el truco?

En que la ley habla de “rentas inferiores”, sin distinguir entre renta general y renta del ahorro, por lo que si tenemos 12.500 € de rendimientos de la actividad económica (que es renta general) y vendemos unas acciones con unas pérdidas de 1.000 € (que son renta del ahorro), nos podemos beneficiar de la reducción del artículo 32.2.3º de la Ley de Renta que he copiado al final del artículo.

Supuesto práctico:

Don Evaristo percibe vía dividendos 9.000 € brutos y como subagente de seguros ha percibido 4.000 € de comisiones.

Con esos datos la cuota a pagar por el Impuesto sobre la Renta son unos 1.475€

¿Qué resultado tendremos si Evaristo decide vender acciones con unas pérdidas de 3.000 €? En este caso la cuota se reduciría a unos 1.100 €.

Sin necesidad de generar plusvalías para compensar esas pérdidas patrimoniales hemos obtenido un ahorro fiscal de unos 370 €.

Además, tendremos los cuatro años siguientes para compensar los 3.000 € de pérdidas con futuras ganancias patrimoniales.

Recuerda que el objetivo de este blog es meramente informativo y en ningún caso supone asesoramiento profesional.

 

Artículo 32.2 de la Ley 35/2006 de Renta:

  • 3.º Cuando no se cumplan los requisitos previstos en el número 2.º de este apartado, los contribuyentes con rentas no exentas inferiores a 12.000 euros, incluidas las de la propia actividad económica, podrán reducir el rendimiento neto de las actividades económicas en las siguientes cuantías:
  1. a) Cuando la suma de las citadas rentas sea igual o inferior a 8.000 euros anuales: 1.620 euros anuales.
  2. b) Cuando la suma de las citadas rentas esté comprendida entre 8.000,01 y 12.000 euros anuales: 1.620 euros menos el resultado de multiplicar por 0,405 la diferencia entre las citadas rentas y 8.000 euros anuales.

 

La reducción prevista en este número 3.º conjuntamente con la reducción prevista en el artículo 20 de esta Ley no podrá exceder de 3.700 euros.

Ahorros notariales en herencias

Ahorros en herencias

Recientemente he tenido un trabajo en el que he visto como unos clientes, por quererse ahorrar algo de dinero gestionando ellos mismos una herencia, han conseguido justo lo contrario, aunque ojos que no ven “bolsillo” que no siente. Así que voy a comentar el error por si alguien decide tramitar él mismo una herencia.

 

El caso es que falleció una persona sin hijos y los herederos eran parientes lejanos (tíos, sobrinos, etc.). Existía testamento.

 

Supongo que los herederos mirarían por internet los trámites a realizar y decidieron ir directamente a una notaría para solicitar la escritura de aceptación y adjudicación de herencia. Dado que eran de otras comunidades autónomas la liquidación del Impuesto sobre Sucesiones sí que decidieron encargarla a nuestro despacho.

 

¿Qué error cometieron? Por la naturaleza de los bienes heredados (dinero, fondos, etc.) y por existir testamento, no hacía falta acudir a la notaría para nada. ¿Consecuencias? Más de 2.000 € pagados sin necesidad, ya que con una declaración privada se podía liquidar el impuesto y solicitar a las entidades financieras los bienes integrantes de la herencia.

 

Aunque pueden existir muchas peculiaridades adjunto una pequeña guía con los trámites que considero esenciales.

 

GUÍA BÁSICA PARA TRAMITAR UNA HERENCIA

 

1.º Con el certificado de defunción se solicitan las últimas voluntades, documento por el que conoceremos si existe testamento o no.

 

2.º Si no se otorgó testamento necesitaremos la “declaración de herederos”, que se hace ante notario. Este documento tampoco es necesario para liquidar el impuesto en algunos casos (en mi comunidad cuando es herencia de hijos), pero suelen solicitarlo los bancos para liberar los bienes de la herencia, así que como si fuera obligatorio. Tiene un coste reducido, por lo que recomiendo tramitarlo para evitar pérdidas de tiempo al reclamar los bienes a las entidades bancarias y liquidar el impuesto en las Oficinas Liquidadoras meticulosas.

 

La declaración de herederos puede solicitarla cualquier heredero y se necesitan dos testigos.

 

3.º Dependiendo de los bienes que integren el inventario de la herencia podemos necesitar la “aceptación y adjudicación de herencia”, que se tramita en las notarías. Este documento puede suponer bastante dinero (2.000 € en el supuesto real comentado).

 

¿En qué casos la necesitamos? Cuando haya inmuebles inscritos en algún Registro de la Propiedad y en pocas ocasiones más. Incluso habiendo inmuebles inscritos hay algún caso particular que no se necesita, información que me reservo.

 

4.º Impuesto sobre Sucesiones. Tendremos 6 meses para liquidarlo llevando toda la documentación citada anteriormente. En el caso de que hayamos decidido prescindir de la “aceptación y adjudicación” necesitaremos una declaración privada (habrá modelos de la misma en las webs de tributos de cada comunidad autónoma).

 

5.º Catastro y Ayuntamiento. Si hay inmuebles y no hemos ido al notario tendremos que comunicar al Catastro el cambio de titularidad con los documentos 1 a 4 anteriores. También al Ayuntamiento para liquidar la “plusvalía”.

 

6.º Registro de la Propiedad. Si hubiera inmuebles inscritos hay que cambiarlos de titular con la documentación 1 a 4.

 

7.º Rescate de productos financieros. Habrá que ir a todas las entidades bancarias y aportar la documentación que tengamos de los puntos 1 a 4. Los bancos lo suelen remitir a su asesoría jurídica y ya nos irán diciendo. Por mi experiencia puede que sea el trámite que más burocracia y tiempo lleva…

 

Recuerda que el objetivo de este blog es meramente informativo y en ningún caso supone asesoramiento profesional.