Incidencia de los impuestos en la búsqueda de la independencia financiera

¡Hola!

Todos intuimos que contra más ahorramos para invertir, más trabajará para nosotros el interés compuesto y antes alcanzaremos la independencia financiera o un buen complemento a nuestra pensión.

Bicheando con la  herramienta de Gregorio me dio por introducir mis datos familiares y calcular el impacto fiscal usando como impuesto medio sobre dividendos el 19% y el 0%. El resultado fue sorprendente, 22 años para alcanzar la independencia financiera en el primer caso, y 17 en el segundo. Cinco años de diferencia.

Usando datos similares en la  utilidad de DonDividendo la diferencia fue aún mayor, 7 años.

Independientemente de los resultados que arrojan estas herramientas sobre los años que nos faltan para conseguir la independencia financiera (dependiente de variables que es imposible conocer a priori), la conclusión está clara, una buena planificación fiscal puede suponer un atajo en el camino o, en su caso, tener un mayor complemento cuando nos jubilemos. Además es un ahorro que no afecta a nuestro nivel de vida, como puede serlo pretender ahorrar en comida, vestuario, vivienda, servicios, etc.

¿Y cómo reducimos el tipo medio sobre los dividendos? Depende de las circunstancias personales y familiares de cada uno, pero es posible en bastantes casos.

La opción más simple que se me ocurre es… no cobrar dividendos. Así tributamos al 0% hasta el momento en el que rescatemos la inversión. Hay acciones (Berkshire Hathaway por ejemplo) y productos que lo posibilitan (planes de pensiones, fondos de inversión, etfs), pero hay que valorar el coste de las comisiones que puedan conllevar.

Si tenemos una cartera de dividendos con un valor de mercado de 100.000 € que nos reporta 6.000 € vía dividendos, en el peor de los casos tributaremos por un importe de 1.140 €. Si por evitarnos ese dinero contratamos un fondo de inversión que tiene unos gastos del 1,2% abonaremos al broker 1.200 €, mal negocio hemos hecho por intentar no pagar impuestos.

¿Y a mí que me encanta cobrar dividendos qué me aconsejas para reducir el tipo medio sobre los mismos?

Ya lo hemos comentado muchas veces, el IRPF es un impuesto progresivo, así que divide todas tus ingresos entre todos los miembros de la familia y te ahorrarás un buen pellizco. Bucea entre todas las entradas del blog y encontrarás información sobre esto.

Yo me encuentro entre los que les gusta percibir rentas vía dividendos, pero no me centro exclusivamente en esa fuente de ingresos pasivos con el fin de poder adaptarme en un futuro a los caprichos del legislador de turno y optimizar mi factura fiscal. Por ello uso productos de acumulación, acciones de dividendos, renta vitalicia, cuentas remuneradas, alquiler, etc.

Por último desear lo mejor a DonDividendo. Creo que fue de los primeros blogs que seguí sobre la estrategia B&H y ha hecho una gran labor de divulgación. Desconozco lo que le ha podido ocurrir, pero me ha servido para recordar que pueden ocurrirnos muchos imprevistos en la búsqueda de la independencia financiera y hay que intentar equilibrar disfrute/inversión.

Espero que os haya sido útil la entrada.

Anuncios

10 thoughts on “Incidencia de los impuestos en la búsqueda de la independencia financiera

  1. Hola IIF, tu vendes opciones puts, no?
    Una pregunta, las primas obtenidas por ventas de puts se pueden utilizar para compensar minusvalias debido a compra-venta de acciones? Es como los dividendos que sólo puedes compensar un 10%?
    Muchas gracias por adelantado,
    Deivid

    Me gusta

  2. Una pregunta. Mi hija (17 años) vive con su madre y tiene una cartera de acciones que he ido construyendo con dinero de ella misma y aportes míos. ¿Tiene que declarar los dividendos su madre en la declaración de la renta?
    Un saludo

    Me gusta

    • Hola Pedrola. Si hace declaración conjunta sí (cumpliendo los requisitos). Ahora van a cambiar el modo de presentar la renta y al parecer el programa Padre será residual. Hasta ahora, para poder poner los ingresos del hijo en declaraciones conjuntas había que marcar la casilla que dice “Si tiene hijos menores integrantes de la unidad familiar que perciben rentas, indique cuántos”.

      La ventaja si se hace conjunta es que hay un “descuento” adicional de 2.150 €, por lo que la madre podrá aplicarse ese importe más el mínimo por descendientes (2.400 €). Si los dividendos cobrados por tu hija exceden de los 2150 € seguramente no saldrá a cuenta hacer declaración conjunta.

      Si no hace declaración conjunta no ha de poner los ingresos de tu hija y podrá aplicarse únicamente el mínimo por descendientes (2.400 €).

      En vuestro caso, dependiendo del importe de los dividendos cobrados, pueden darse muchas opciones y tendréis que echar mano de la calculadora: declaración conjunta, individual de hija y madre aplicando mínimo por descendientes, individual de hija y madre sin aplicar mínimo por descendientes, etc.

      Espero haberte ayudado.

      Saludos

      Me gusta

  3. Hola, IIF,

    Me gusta tu manera de afrontar la inversión (se parece bastante a la mía). Utilizas diferentes productos (acciones, fondos, planes, alquileres), estrategias y ves la inversión como un conjunto de todo ello.

    La guinda de la fiscalidad puede adelantar varios años nuestros objetivos, estoy convencido. Por eso hablo muchas veces sobre fiscalidad, no al nivel tan profundo y riguroso que se habla en este blog, pero si intentando transmitir y compartir la importancia de una adecuada planificación fiscal.

    Un abrazo,
    Czd

    Me gusta

  4. Muy interesante.

    Estoy de acuerdo con que la fiscalidad es uno de los mayores factores a tener en cuenta a la hora de ahorrar.

    Soy un fan de los ETFs, por su transparencia y sencillez. En su momento compré ETFs de acumulación. ¿Cuál es el problema?

    En Alemania, donde resido, al hacer la declaración anual de Hacienda, hay que declarar los dividendos recibidos. Pero incluso aquellos que ha recibido el fondo de inversión pero que no han llegado a nuestras manos. En otras palabras, hay que pagar impuestos por un dinero que todavía no hemos recibido. Y esto con un papeleo infernal.

    Y por si fuera poco, cuando vuelva a España, tendré que justificar que esos fondos de acumulación “ya han pagado impuestos”, para evitar pagar doble. No me quiero ni imaginar la cara del funcionario de Hacienda cuando se lo explicase. Al final, por sencillez, decidí verder y comprar ETFs que proporcionan dividendos. Son más sencillos de seguir y de pagar impuestos. Especialmente, como es mi caso, de alguien que cambie de país.

    Finalmente, comenté esto mismo en una charla de café con unos compañeros. Diciendo que “no tiene sentido pagar por los dividendos recibidos por el fondo, por un dinero que el inversor no ha recibido”, que esto “en otros países como España no pasa”. Tremendo. Se pusieron a la defensiva y me dijeron que lo que yo quería hacer era evadir impuestos (!).

    En conclusión: la legislación es arbitraria y compleja. Yo he acabado buscando lo que es más eficiente a la hora de pagar impuestos, en vez de adelantar la libertad financiera. Al menos duermo (algo más) tranquilo por las noches.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s