Incidencia de los impuestos en la búsqueda de la independencia financiera

¡Hola!

Todos intuimos que contra más ahorramos para invertir, más trabajará para nosotros el interés compuesto y antes alcanzaremos la independencia financiera o un buen complemento a nuestra pensión.

Bicheando con la  herramienta de Gregorio me dio por introducir mis datos familiares y calcular el impacto fiscal usando como impuesto medio sobre dividendos el 19% y el 0%. El resultado fue sorprendente, 22 años para alcanzar la independencia financiera en el primer caso, y 17 en el segundo. Cinco años de diferencia.

Usando datos similares en la  utilidad de DonDividendo la diferencia fue aún mayor, 7 años.

Independientemente de los resultados que arrojan estas herramientas sobre los años que nos faltan para conseguir la independencia financiera (dependiente de variables que es imposible conocer a priori), la conclusión está clara, una buena planificación fiscal puede suponer un atajo en el camino o, en su caso, tener un mayor complemento cuando nos jubilemos. Además es un ahorro que no afecta a nuestro nivel de vida, como puede serlo pretender ahorrar en comida, vestuario, vivienda, servicios, etc.

¿Y cómo reducimos el tipo medio sobre los dividendos? Depende de las circunstancias personales y familiares de cada uno, pero es posible en bastantes casos.

La opción más simple que se me ocurre es… no cobrar dividendos. Así tributamos al 0% hasta el momento en el que rescatemos la inversión. Hay acciones (Berkshire Hathaway por ejemplo) y productos que lo posibilitan (planes de pensiones, fondos de inversión, etfs), pero hay que valorar el coste de las comisiones que puedan conllevar.

Si tenemos una cartera de dividendos con un valor de mercado de 100.000 € que nos reporta 6.000 € vía dividendos, en el peor de los casos tributaremos por un importe de 1.140 €. Si por evitarnos ese dinero contratamos un fondo de inversión que tiene unos gastos del 1,2% abonaremos al broker 1.200 €, mal negocio hemos hecho por intentar no pagar impuestos.

¿Y a mí que me encanta cobrar dividendos qué me aconsejas para reducir el tipo medio sobre los mismos?

Ya lo hemos comentado muchas veces, el IRPF es un impuesto progresivo, así que divide todas tus ingresos entre todos los miembros de la familia y te ahorrarás un buen pellizco. Bucea entre todas las entradas del blog y encontrarás información sobre esto.

Yo me encuentro entre los que les gusta percibir rentas vía dividendos, pero no me centro exclusivamente en esa fuente de ingresos pasivos con el fin de poder adaptarme en un futuro a los caprichos del legislador de turno y optimizar mi factura fiscal. Por ello uso productos de acumulación, acciones de dividendos, renta vitalicia, cuentas remuneradas, alquiler, etc.

Por último desear lo mejor a DonDividendo. Creo que fue de los primeros blogs que seguí sobre la estrategia B&H y ha hecho una gran labor de divulgación. Desconozco lo que le ha podido ocurrir, pero me ha servido para recordar que pueden ocurrirnos muchos imprevistos en la búsqueda de la independencia financiera y hay que intentar equilibrar disfrute/inversión.

Espero que os haya sido útil la entrada.

Protegido: Cartera a nombre de los hijos

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

3, 2, 1… ¡Empezamos!

Como lector de otros blogs sobre la independencia financiera me ha parecido que puede ser útil un espacio dedicado a la independencia financiera desde el punto de vista fiscal.

Este aspecto no es el más importante, pero si nos podemos ahorrar unos eurillos vía impuestos más grande podremos hacer la bola de nieve que nos permita alcanzar la independencia financiera

La idea es que entre todos con vuestras participaciones conozcamos más el sistema tributario para hacerlo funcionar a nuestro favor (siempre dentro de la legalidad, claro está), optimizando nuestros ingresos pasivos.

¿Ingresos pasivos? ¿qué es eso? Que no cunda el pánico, para mí un ingreso pasivo es aquél que aparece en tu cuenta corriente sin que hayas tenido que soportar un jefe/cliente/compañero de trabajo malhumorado y tocape… eso. Suena bien eh…

Para esta primera entrada clasificaré estos ingresos en:

  • Rendimientos de capital mobiliario. Aquí los dividendos se llevan la palma como vehículo favorito de muchos de nosotros para obtener la independencia financiera. Intereses de plazos fijos, cupones, etc. también son rendimientos de este tipo.
  • Rendimientos de capital inmobiliario. Lo más habitual en este caso son los arrendamientos de viviendas, locales, plazas de garajes, terrenos rústicos, etc.

Casi todos nosotros tributaremos por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que ha sufrido cambios para el ejercicio 2015 (es la declaración que presentaremos en 2016) y siguientes.

Resumiendo mucho la estructura del impuesto os diré que hay unos ingresos mínimos que no tributan (mínimos personales y familiares así como otras reducciones). Por ejemplo, existe un mínimo personal general que son 5.550,00 €. Ello implica que nadie que gane eso o menos va a pagar un euro por este impuesto. Más abajo os pego los artículos que regulan algunos mínimos.

El IRPF es un impuesto progresivo, que traducido al lenguaje coloquial significa que si somos capaces de repartir los ingresos entre los miembros de la unidad familiar vamos a tributar muuuucho menos.

Como ejemplo de lo anterior vamos a simular en el programa PADRE de 2013 (renta presentada en 2014) un matrimonio sin hijos en el que sólo uno de ellos trabaja por cuenta ajena en una empresa y ha obtenido 24.000,00 € netos de gastos de Seguridad Social. Los resultados serían:

Tributación individual          Tributación conjunta

4.199,89 €                                            3.179,89 €

Ahora imaginemos que han ganado 24.000,00 € pero a partes iguales entre los dos, 12.000,00  € cada uno en su empresa. Sorprendeos:

Tributación individual                               Tributación conjunta

1.240,62 € (entre los dos)                                    3.179,89 €

¡1.939,27 € de diferencia respecto a la opción más favorable por trabajar uno sólo o los dos cónyuges ganando lo mismo! Con este dinero nos podemos comprar unas cuantas BME.

Sistema tributario justo y equitativo donde los haya…

La idea que quería transmitir en esta primera entrada creo que con el ejemplo se ve claramente, repartiendo los ingresos entre los miembros de la unidad familiar nos vamos a sacar un buen pico.

¿Y qué pasa si para conseguir este objetivo las acciones las ponemos a nombre de mi mujer/marido y en un futuro nos separamos? Este tipo de cosas también hay que tenerlas en cuenta pero no voy a entrar en estas cuestiones porque se saldrían del objeto del blog.

En la parte inferior derecha os podéis suscribir para avisaros de nuevas publicaciones.

Os animo a participar y agradecería vuestros comentarios para nuevas entradas.

“Artículo 57. Mínimo del contribuyente

  1. El mínimo del contribuyente será, con carácter general, de 5.550 euros anuales.
  2. Cuando el contribuyente tenga una edad superior a 65 años, el mínimo se aumentará en 1.150 euros anuales. Si la edad es superior a 75 años, el mínimo se aumentará adicionalmente en 1.400 euros anuales.

Artículo 58. Mínimo por descendientes

  1. El mínimo por descendientes será, por cada uno de ellos menor de veinticinco años o con discapacidad cualquiera que sea su edad, siempre que conviva con el contribuyente y no tenga rentas anuales, excluidas las exentas, superiores a 8.000 euros, de:
  • 1.800 euros anuales por el primero.
  • 2.000 euros anuales por el segundo.
  • 3.600 euros anuales por el tercero.
  • 4.100 euros anuales por el cuarto y siguientes.

A estos efectos, se asimilarán a los descendientes aquellas personas vinculadas al contribuyente por razón de tutela y acogimiento, en los términos previstos en la legislación civil aplicable.

Entre otros casos, se considerará que conviven con el contribuyente los descendientes que, dependiendo del mismo, estén internados en centros especializados.

  1. Cuando el descendiente sea menor de tres años, el mínimo a que se refiere el apartado 1 anterior se aumentará en 2.200 euros anuales.

En los supuestos de adopción o acogimiento, tanto preadoptivo como permanente, dicho aumento se producirá, con independencia de la edad del menor, en el período impositivo en que se inscriba en el Registro Civil y en los dos siguientes. Cuando la inscripción no sea necesaria, el aumento se podrá practicar en el período impositivo en que se produzca la resolución judicial o administrativa correspondiente y en los dos siguientes.