Incidencia de los impuestos en la búsqueda de la independencia financiera

¡Hola!

Todos intuimos que contra más ahorramos para invertir, más trabajará para nosotros el interés compuesto y antes alcanzaremos la independencia financiera o un buen complemento a nuestra pensión.

Bicheando con la  herramienta de Gregorio me dio por introducir mis datos familiares y calcular el impacto fiscal usando como impuesto medio sobre dividendos el 19% y el 0%. El resultado fue sorprendente, 22 años para alcanzar la independencia financiera en el primer caso, y 17 en el segundo. Cinco años de diferencia.

Usando datos similares en la  utilidad de DonDividendo la diferencia fue aún mayor, 7 años.

Independientemente de los resultados que arrojan estas herramientas sobre los años que nos faltan para conseguir la independencia financiera (dependiente de variables que es imposible conocer a priori), la conclusión está clara, una buena planificación fiscal puede suponer un atajo en el camino o, en su caso, tener un mayor complemento cuando nos jubilemos. Además es un ahorro que no afecta a nuestro nivel de vida, como puede serlo pretender ahorrar en comida, vestuario, vivienda, servicios, etc.

¿Y cómo reducimos el tipo medio sobre los dividendos? Depende de las circunstancias personales y familiares de cada uno, pero es posible en bastantes casos.

La opción más simple que se me ocurre es… no cobrar dividendos. Así tributamos al 0% hasta el momento en el que rescatemos la inversión. Hay acciones (Berkshire Hathaway por ejemplo) y productos que lo posibilitan (planes de pensiones, fondos de inversión, etfs), pero hay que valorar el coste de las comisiones que puedan conllevar.

Si tenemos una cartera de dividendos con un valor de mercado de 100.000 € que nos reporta 6.000 € vía dividendos, en el peor de los casos tributaremos por un importe de 1.140 €. Si por evitarnos ese dinero contratamos un fondo de inversión que tiene unos gastos del 1,2% abonaremos al broker 1.200 €, mal negocio hemos hecho por intentar no pagar impuestos.

¿Y a mí que me encanta cobrar dividendos qué me aconsejas para reducir el tipo medio sobre los mismos?

Ya lo hemos comentado muchas veces, el IRPF es un impuesto progresivo, así que divide todas tus ingresos entre todos los miembros de la familia y te ahorrarás un buen pellizco. Bucea entre todas las entradas del blog y encontrarás información sobre esto.

Yo me encuentro entre los que les gusta percibir rentas vía dividendos, pero no me centro exclusivamente en esa fuente de ingresos pasivos con el fin de poder adaptarme en un futuro a los caprichos del legislador de turno y optimizar mi factura fiscal. Por ello uso productos de acumulación, acciones de dividendos, renta vitalicia, cuentas remuneradas, alquiler, etc.

Por último desear lo mejor a DonDividendo. Creo que fue de los primeros blogs que seguí sobre la estrategia B&H y ha hecho una gran labor de divulgación. Desconozco lo que le ha podido ocurrir, pero me ha servido para recordar que pueden ocurrirnos muchos imprevistos en la búsqueda de la independencia financiera y hay que intentar equilibrar disfrute/inversión.

Espero que os haya sido útil la entrada.

Casarse por dinero

¡Hola de nuevo!

Que el título no os lleve a engaño, no voy a hablar de Isabel Preysler ni cosas por el estilo… en mi casa lo único “rosa” que veo es Peppa Pig…

El tema de hoy es la importancia del régimen económico matrimonial que elijamos y su incidencia en la carga fiscal que soportaremos.

Lo normal y más habitual cuando alguien contrae matrimonio es que no se plantee la idoneidad del régimen económico matrimonial al que va a estar sometido, y ni se plantea la posibilidad de optar por otro que sea más conveniente (fiscalmente hablando).

En la mayoría de las comunidades autónomas, si no optamos por otro diferente, se nos aplicará el régimen de gananciales y similares, siendo muy pocas en la que se aplique el de separación de bienes.

Desde mi punto de vista lo más eficiente fiscalmente es:

1º) Casarse pactando separación de bienes.

2º) Uniones de hecho.

Con los mismos datos económicos observad las diferencias de los siguientes ejemplos.

Ejemplo 1: D. O. y D.ª A. están casados en gananciales y han alquilado un local comprado durante el matrimonio, con un rendimiento neto de 6.000 €.

D. O percibe 20.000 € netos como rendimientos del trabajo y D.ª A 5.000 €.

Con estos datos D. O. pagaría por renta 3.900 € y D.ª A 0 €. En total 3.900 €(calculado con programa PADRE para 2014)

Ejemplo 2: D. O. y D.ª A. se casaron pactando separación de bienes. D. ª A. compró constante el matrimonio con su dinero privativo un local, que tiene arrendado con un rendimiento neto de 6.000 €. D. O percibe 20.000 € netos como rendimientos del trabajo y D.ª A 5.000 €.

Con estos datos D. O. pagaría por renta 3020 € y D.ª A. 380 €. En total 3.400 € (calculado con programa PADRE para 2014).

Vemos como la pareja del ejemplo 2 ha ahorrado 500 € en impuestos frente a la del ejemplo 1. Multiplicad ese ahorro por varios años…

Las uniones de hecho y matrimonios con separación de bienes tienen esa ventaja, se puede jugar a asignar posibles rentas a quien más nos interese (siempre con su dinero privativo, claro), como en el ejemplo 2.

Las desventajas de las uniones de hecho ante un matrimonio con separación de bienes son la pérdida del “descuento” por tributación conjunta y la imposibilidad de aportar a planes de pensiones del otro miembro de la pareja. La primera no me parece importante, pero la segunda sí que nos hace jugar la partida con menos cartas.

Recuerda que el contenido de todos los post en ningún caso constituye asesoramiento profesional. Si detectas alguna errata te agradeceré que me lo indiques para mejorar el contenido del post ya que únicamente se trata de un estudio superficial.
Si te resulta de interés el contenido del blog puedes suscribirte en la parte inferior derecha para avisarte de nuevas publicaciones.

Planificación fiscal para pezqueñines

¡Hola de nuevo!

Que los “ricos” tengan muchas más posibilidades y recursos que nosotros para ahorrarse impuestos está claro, pero los pezqueñines tenemos que aprender a usar las pocas herramientas legales que existan para disminuir, aunque sólo sea un poco, esa lima que son los impuestos.

lima-manicura

En una ocasión un padre donó a los hijos una casa vieja para que construyeran sus viviendas. Fueron al notario, liquidaron los hijos el impuesto de donaciones a cero porque estaba exento, y cuando llegó la hora de hacer el padre la declaración de renta vinieron las lágrimas. No cayeron en la cuenta de que para Hacienda donar equivale a transmitir un bien y que hay que declararlo como ganancia patrimonial (igual que al vender acciones). Por desconocimiento no tuvieron cuidado con el valor que pusieron en la donación y el sablazo en el IRPF para el padre fue de 5 cifras…

Cualquier operación que hagamos puede tener repercusiones fiscales y pocas veces lo tenemos en cuenta… y eso cuesta dinero. Por ejemplo, en el momento de firmar el contrato de alquiler de una vivienda no es indiferente quien conste como arrendatario. ¿Motivo? Según varias consultas a la Dirección General de Tributos (DGT) sólo los arrendatarios que constan en el contrato tienen derecho a practicarse la deducción por alquiler, aunque se pague la renta con dinero del matrimonio, pareja de hecho, etc. (http://petete.minhap.gob.es/Scripts/know3.exe/tributos/CONSUVIN/texto.htm?NDoc=33219&Consulta=%2EEN+NUM-CONSULTA+%28V0461-15%29&Pos=0&UD=1)

Si en un matrimonio o pareja de hecho a un miembro de la pareja no le hace falta esa deducción, porque le devuelven todas la retenciones al hacer la declaración de renta debido a sus ingresos, situación familiar, etc., puede usarse a su favor la interpretación de la DGT y poner como titular único del contrato de arrendamiento al que interese, pagando la totalidad del alquiler con dinero propio, y por lo tanto pudiendo aplicar la deducción sobre el 100% de la renta (cumpliendo el resto de requisitos legales). Si hubieran firmado el contrato de alquiler a nombre de los dos se hubiera tenido que partir la deducción y hubieran perdido bastante dinero.

Toda decisión individual (contratos de alquiler, compraventa de vivienda, casarse, donar, etc.) va a tener consecuencias fiscales, y lo ideal sería conocer a priori las mismas para poder actuar de la forma más adecuada a nuestros intereses. Personalmente creo que no es lo habitual, nos limitamos a rellenar la declaración de renta cada año y ya está, sin aprovechar las pocas o muchas opciones que nos brinda el sistema tributario.

Cuando llega el momento de hacer la declaración de renta poco se puede hacer ya, salvo tener en cuenta todos los gastos y deducciones. Entre las más olvidadas ya os comenté que están las amortizaciones cuando hay inmuebles arrendados. Otras que no se tienen habitualmente en cuenta son las deducciones autonómicas (por ejemplo las hay por compra de libros de texto), deducción por cuidado de ascendientes, pensiones alimenticias, seguros de salud para autónomos, etc.

Para un próximo post quiero estudiar alternativas a la pérdida de la exención de los 1.500,00 €… ya os diré las conclusiones.

Recuerda que el contenido de todos los post es una opinión personal y en ningún caso constituye asesoramiento profesional. Si detectas alguna errata te agradeceré que me lo indiques para mejorar el contenido del post ya que muchos datos los pongo de memoria.

Si te resulta de interés el contenido del blog puedes suscribirte en la parte inferior derecha para avisarte de nuevas publicaciones.